4

Ciencia con Mayúsculas, religion con minúsculas

Es una historia antigua, pero que conviene recordarla.


Por Miguel Ángel Sabadell

Al pobre le regalaron con insultos y promesas de castigos divinos. Lo que voy a contar tiene un retraso de años, pero me resisto a no hacerles partícipes de lo que, para mí, es ciencia en estado puro.

Les pongo en antecedentes. En Quintela de Humoso, cerca de Viana do Bolo, Orense, durante la romería del Padre Eterno, se celebra un curioso ritual: las gentes acuden con roscas de pan para frotarlas sobre el manto del Padre Eterno.
Según la tradición, esas roscas refrotadas quedan por siempre inalteradas. Ya pueden caer chuzos de punta y dejarse expuestas al aire libre, que los benditos panes nunca enmohecen. Ésta era la situación hasta 2001.

Desde ese año las roscas no volvieron a ser como antes, porque ese año hizo su aparición Jorge López.
Jorge no es ningún científico proveniente de un laboratorio, ni tan siquiera un adulto. Jorge era un adolescente del instituto de enseñanza secundaria de Viana do Bolo más inquisitivo, inquieto y curioso que muchos adultos.



La religión es tolerante cuando no puede ser intolerante y su pueblo demostró lo segundo: al pobre le regalaron con insultos y promesas de castigos divinos



¿Qué hizo este chaval que se ha ganado un puesto en mi colección de héroes? Nada menos que presentar al premio Luis Freire el trabajo ¿Por qué no se estropea el pan bendito en la fiesta del Padre Eterno de Quintela de Humoso?
Jorge colocó trozos de roscas, tanto bendecidas como sin bendecir, en placas de Petri abiertas y sometidas a distintas condiciones de temperatura y humedad.

Durante dos meses observó y anotó diariamente los cambios en las muestras. Sus conclusiones, terribles, fueron que, a pesar de la tradición, el pan bendecido se comporta igual que el no bendecido, que el crecimiento de hongos depende de la humedad en los dos tipos de pan y que para evitar que los hongos crezcan, el pan debe permanecer en un lugar seco. Ganó el premio.

La religión es tolerante cuando no puede ser intolerante y su pueblo demostró lo segundo: al pobre le regalaron con insultos y promesas de castigos divinos. Y todo por poner a prueba si las cosas son como nos las dicen. Yo de mayor quiero ser como Jorge.

Artículo publicado en 20 Minutos

4 comentarios.:

Radagast dijo...

Estupenda historia. Demuestra que no es que baste con saber razonar, sino que basta con tener la capacidad de saltarse la compartimentalización que usamos (todos) para mantener lo inmantenible, para permitir lo impermitible.

Al chaval se merece todos los premios, joder. Y todos los aplausos.

José Zanni dijo...

Muy mal eso de cargarse el "negocio" del pueblo :D :D

Y muy bien por aplicar su investigación!

Mabel G. dijo...

La VERDAD, molesta a quienes la esquivan.
Muy buena historia Jaume y pensar que todo esto sucede en todas partes del mundo, sin excepción.
PERO A LA LARGA, LA RAZÓN SE IMPONE A LA MITOLOGÍA.

Máximo Pretoria dijo...

jajaja!!!

En otro tiempo lo hubieran condenado a arder en la hoguera eterna. Puede sentirse afortunado, gracias a Dios!!! ;-)

Publicar un comentario

Los comentarios son moderados. No esperes ver tu comentario de inmediato.

Los comentarios evangelizantes o cualquier intento de salvar almas son bien recibidos, se expondrán en un lugar visible del blog para que podamos reírnos.
Lo mismo es aplicable para magufos, supersticiosos varios, conspiranoicos y demás iluminados de pobre o nula argumentación.


Códigos para comentarios:

Negrita: <b>TU TEXTO</b>
Cursiva: <i>TU TEXTO</i>
Enlace:<a href="http://www.pagina.com">Texto explicativo</a>

Gracias por comentar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...